Estrés laboral como evitar ansiedad en el trabajo sensación de impotencia

Tener ansiedad en el trabajo ante un esfuerzo laboral es bastante más habitual de lo que pueda parecer. Toda persona requiere de cierto grado de estrés laboral para poder responder satisfactoriamente a las exigencias del entorno. Los niveles muy bajos de estrés laboral tienen relación con la desmotivación, el conformismo y el desinterés. Pero la sensación de impotencia, el no saber qué hacer para llegar a las exigencias, hace que no cambies ni evites la situación porque sientes que no se puede hacer nada.

Causas del estrés laboral

Tener una descripción del trabajo poco específica, creerse con pocos conocimientos o recursos para afrontar las tareas, el exceso de carga de trabajo, prácticas laborales injustas o demasiada responsabilidad y muy poca autoridad son algunas de las causas más comunes de la sensación de impotencia que acompaña a la ansiedad. Uno se puede sentir en el trabajo como una tuerca cuadrada para un agujero redondo. También se puede dar estrés laboral cuando el trabajador realiza un alto esfuerzo y recibe una baja recompensa. Ésta puede ser económica, de reconocimiento o intrínseca, porque el propio trabajador no se siente realizado.

La ansiedad en el trabajo, no saber cómo cumplir con las exigencias hace que te des por vencido y no cambies ya que crees que no es posible hacer nada

 

Consecuencias del estrés

A nivel físico las alteraciones más comunes que puede producir el estrés son trastornos gastrointestinales (úlceras, colitis o estreñimiento) respiratorios (asma, alergias), cardiovasculares (hipertensión, taquicardias, arritmias, enfermedades coronarias), trastornos endocrinos (hipertiroidismo o hipotiroidismo) trastornos dermatológicos (sudoración, dermatitis) trastornos musculares (tics, contracturas) e inhibición del sistema inmunológico.

A nivel psicológico los trastornos más comunes suelen ser depresión o trastornos de ansiedad; el estrés laboral suele provocar trastornos del sueño, desmotivación, baja autoestima, apatía o actividad mental acelerada, dificultad de concentración, pérdida del sentido del humor, deterioro de relaciones y problemas sexuales.

Cómo evitar la ansiedad en el trabajo

  • Cada empleado debe tener una descripción de trabajo específica y escrita. Intenta conseguir esta descripción o negociar. Si lo consigues se suele disipar la sensación de impotencia.
  • Establece límites. Aprende a decir no. A veces la excesiva carga de trabajo deriva de no saber decir no. Si tienes claro que no tienes tiempo o suficientes recursos para llevar a cabo algunas tareas tienes que evitar comprometerte a hacerlo.
  • Delega todo lo que puedas. Invierte tiempo en enseñar a otros que te puedan liberar de trabajo que te quite tiempo y no te reporte recompensas.
  • Refuerza tu autoestima. No seas tú el que se exige más de lo que le exigen. Felicítate más por las cosas que consigues y no te castigues por las que no puedes o no sabes cómo hacer.
  • Analiza las áreas en las que necesitas nuevos conocimientos o adquirir nuevas habilidades y quien te puede ayudar a conseguirlo. Aprende técnicas que mejoren tu productividad, como técnicas planificación y de gestión del tiempo.

Cómo evitar el estrés en tu tiempo libre

  • El trabajo ocupa gran parte de la vida, pero no su totalidad. Fuera del trabajo intenta desconectar dejando tiempo para realizar actividades placenteras y rodeándote de personas que te apoyen y hagan sentir bien. Dale al ocio la misma importancia que al trabajo. No lo sacrifiques.
  • Lleva una vida saludable. Cuida la alimentación y realiza ejercicio. No consumas en exceso excitantes como café, té o nicotina, nunca tomes drogas ni te auto-mediques.
  • Planifica tu descanso. Descansar y dormir bien es fundamental para afrontar cada nuevo día con energía y positividad. Utiliza técnicas de relajación como la de la respiración o la relajación muscular progresiva. Si tienes muchas dificultades para dormir bien acude a un especialista que te preste ayuda con terapia o psicofármacos.
  • Si eres la tuerca cuadrada para el agujero redondo quizá puedes buscar otro trabajo. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero si no lo intentas no encontrarás el sitio o el trabajo donde encajes mejor. Esto te puede motivar. No desesperes si tardas mucho tiempo en encontrarlo. No tires la toalla. Merece la pena intentar un cambio.