psicología ayuda acoso escoloar Bullying Acosador

Descubre los 5 rasgos de los acosadores

La palabra “bullying” es un anglicismo, pero hoy en día casi todo el mundo sabe de qué hablamos al utilizarla. Siempre que se habla de bullying, existen al menos un acosador y una víctima. El acoso escolar o bullying es un abuso y maltrato psicológico y/o físico entre escolares. Este maltrato se ejerce  de forma reiterada dentro del entorno escolar o a través de las nuevas tecnologías (ciberacoso).

Tipos de Bullying

  • Bullying físico: maltrato físico del agresor o agresores hacia la víctima. Se propician golpes, empujones, patadas o tirones de pelo.

  • Bullying verbal: amenazas, burlas, insultos, apodos insultantes
  • Bullying social: en primer lugar se busca aislar a la víctima. No invitar a fiestas, extender falsos rumores o ignorar.
  • Bullying sexual: hacer comentarios obscenos de carácter sexual, tocar a la víctima en zonas íntimas.
  • Bullying psicológico: perseguir, amenazar, coaccionar.
  • Ciber-bullying: actos de humillación a través de móviles, tablets y ordenadores. Insultar, hacer correr rumores, manipular fotografías, distribuir vídeos o suplantar la identidad de la víctima a través de redes sociales, chats o correos electrónicos.

No han aprendido a gestionar de forma adecuada las emociones negativas, a ser asertivos y respetar a los demás

El perfil del acosador

El acosador no tiene por qué sufrir una enfermedad mental grave, pero evidentemente presenta trastornos o disfunciones psicológicas que les llevan a tener este tipo de comportamiento. Cualquiera puede llegar a ser acosador o víctima. De hecho, hay que tener en cuenta que la pre-adolescencia y adolescencia es el periodo en el que se conforma la identidad personal y las relaciones sociales tienen mucha relevancia.

Ayuda Psicológica Bulling Acosador

Los 5 rasgos del acosador

Tienen falta de empatía

La falta de empatía alimenta la crueldad. No son capaces de ponerse en el lugar del otro y son insensibles al sufrimiento de la víctima. De hecho, no tienen sentimiento de culpa.

Son impulsivos y agresivos

No son capaces de gestionar adecuadamente sus emociones negativas. Incapaces de controlar su ira.

Son dominantes y egocéntricos

Buscan a alguien “más débil” para dominarle y sentirse superiores, ya que en el fondo tienen una baja autoestima. Solo piensan en ellos y qué hacer para sentirse y parecer superiores a los demás.

Tienen intolerancia a la frustración

Son los demás los que pagan sus frustraciones. Tiene poca capacidad autocrítica y no reconocen los errores. Evitan la responsabilidad.

Son antisociales, conflictivos y manipuladores

Odian ser controlados y por eso intentan controlar a los demás. Como resultado, se creen omnipotentes y desafían las normas. No tienen capacidad de diálogo y negociación. Tienen un pensamiento rígido, que les impide tener en cuenta el de los demás y probablemente, provoca ideas xenófobas, homófobas y sexistas.

Tipos de acosadores

Existen dos tipos de acosadores: el proactivo y el reactivo.

El proactivo actúa por iniciativa propia. Su rasgos principal es la dominancia. Es antisocial y muy impulsivo. Tiene escasa empatía y gran agresividad.

Por otro lado, el reactivo suele mostrarse agresivo, porque se percibe amenazado y no sabe comportarse de otro modo ante la frustración o tristeza. En él predomina la ansiedad y baja autoestima. Muchas veces es acosador, ya que se siente incitado a imitar a compañeros y no ser menos.

Conclusión

Ambos tipos tienen muchas carencias de tipo afectivo. En algunos casos el acosador ha sido víctima de malos tratos. En la mayoría de los casos tienen una educación o modelo familiar erróneo. No han aprendido a gestionar de forma adecuada las emociones negativas, a ser asertivos y respetar a los demás. La raíz suele estar en un ambiente agresivo o permisivo. Falta de límites o ausencia de modelos adecuados. Hay que prevenir mediante la educación, en un equilibrio entre cariño y disciplina. Debemos fomentar la reflexión, la empatía y enseñar a tolerar las frustraciones.